Cinco pautas para no volvernos locos durante esta tercera ola

Que la COVID19 nos ha afectado a todos en nuestra manera de ver la realidad y en las relaciones con los demás es un hecho que ya casi nadie pone en duda. Uno de los factores que pueden afectar a nuestra salud mental es el estrés continuado que nos ha provocado vivir una situación anómala cuya duración prolongada pone en alerta a nuestras emociones. Para sobrellevarla mejor podemos atender a estas pautas que pueden ayudarnos a afrontar mejor la situación y  defendernos ante algo que, si no le prestamos la suficiente atención, puede provocarnos no solo problemas de salud física sino también mentales.

Una primera pauta es la de mantener nuestras relaciones sociales, el antidepresivo más económico que podemos tener a mano. Aunque estamos en un periodo donde el contacto físico puede ser imposible tenemos los medios tecnológicos suficientes como para poder estar en contacto con nuestros amigos y familiares de manera cotidiana. No tengamos pereza a la hora de comunicarnos con los demás.

Una segunda pauta puede ser el no estar en permanente estado de alarma informativo pues incrementará nuestro estado de ansiedad al tener proyecciones catastrofistas sobre nuestro futuro. Informarse una vez al día sería lo ideal y en medios periodísticos contrastados, no grupos y redes sociales donde la aparición de bulos es intoxicante.

La tercera es el vivir al día, el “partido a partido” que ha hecho famoso al Cholo Simeone: no centrarnos en el futuro y en anticiparlo pues eso nos puede llevar fácilmente a la frustración y al desánimo. Cada día es un partido, un reto que debemos superar.

La cuarta puede ser el buscar lo que nos gusta como las aficiones y recuperar tiempo para lo que hemos dejado olvidado o iniciar unas nuevas pues en esas aficiones es donde estaremos elevando nuestra autoestima y nuestra sensación de felicidad amen de erradicar pensamientos tóxicos.

Y la quinta sería expresar nuestras emociones. Hay seis fundamentales según Ekman que podemos resumirlas en cuatro por la expresión de la cara: tristeza, alegría, miedo/sorpresa e ira/asco. Todas tienen una razón evolutiva de ser pues son señales de que algo estamos sintiendo y a las que no debemos de rechazar (¿ocultarías el pilotito rojo del coche que nos dice que nos estamos quedando sin gasolina?) Reconocerlas y expresarlas puede ser una buena manera de liberarnos de estrés y de paso, conocernos un poco mejor.

Miguel Arranz, psicólogo colegiado y miembro de ASERTIVA

Publicado el 27 de enero de 2021 en La Voz de Almería

Publicado por

Asertiva

“Asertiva”, Asociación Andaluza de Psicología Científica, nace de la ilusión y motivación de un grupo de psicólogos que ambicionan poder mejorar el papel de la psicología en nuestra sociedad, así como generar un espacio entre los colegas de profesión donde enriquecernos y poder seguir creciendo en lo laboral y en lo personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s